Eterno Refugio PRIMER SABADO

PRIMER SABADO

Julio 13 de 1917
En reparación por los crímenes de el mundo, el requerimiento de Comunión en el primer Sábado de cada mes, se hizo en una pequeña aldea en Fátima, Portugal, el día arriba indicado y de la siguiente manera:
La bonita Señora con su luz envolvió en su inmensidad a los tres, descansando sus amorosos ojos en Lucía, La niña no podía hablar de gozo. Jacinta la aceleró , "Lucía, respóndele, háblale, Ella te está hablando ya a ti." Y Lucia mirando arriba, hacia Nuestra Señora, sus ojos llenos de amorosa devoción, preguntó, "¿ Qué es lo que quieres de mí.?" "Yo quiero que tú regreses aquí el trece del próximo mes," La Señora dijo: "Continua el rezo del Rosario todos los días en honor de Nuestra Señora del Santo Rosario para obtener paz para el mundo y el final de
la guerra; por que ella solo puede salvarla."
Lucía pensando en su madre y en las palabras del Pastor, deseando aclarar las dudas de la gente, hablo otra vez en su manera de niñez, ¿ " Podrías por favor decirnos quien eres Tú, y realizar un milagro para que todos puedan creer que Tú realmente Té apareces a nosotros.?" " Continua viniendo aquí todos los meses. En Octubre, Yo diré quien soy, y qué es lo que deseo y haré un milagro que todos verán para qué ellos crean." Entonces Lucía habló de las peticiones de la gente. Nuestra Señora contestó, "Algunas curaré, otras no. Al niño inválido, yo no lo curaré ni lo quitaré de su pobreza, pero el debe decir el Rosario todos los días con su familia." Lucía le dijo de un caso de una persona enferma que deseaba que pronto fuese llevado al cielo. " El debería no intentar acelerar las cosas. Yo se bien cuando debo venir a llevármelo." Lucia pidió por la conversión de alguna gente. La respuesta de la Señora fue, como la del niño invalido, la recitación de el Rosario. Entonces para recordar a los niños de su especial vocación y para inspirarlos a mayor fervor y coraje para el futuro la Señora dijo:
"Sacrificaros vosotros por los pecadores; y decir a menudo especialmente cuando hagáis algún sacrificio: ‘Mi Jesús, esto es por amor a Tí, por la conversión de los pecadores, y por la reparación de los pecados cometidos en contra del Inmaculado Corazón de María." Tras Nuestra Señora decir estas palabras Lucía después
describió la escena, " Ella abrió sus manos otra vez como lo hizo en las dos anteriores apariciones. La luz reflejada de ellos pareció como que penetraba en la tierra, y vimos como un mar de fuego, e inmersos en el fuego habían diablos y almas de formas humanas, como transparentes negruzco o bronceado oscuro flotando en el fuego oscilando con las llamas que salían junto con las nubes de humo, cayendo sobre todos los lados como caen las chispas en un gran fuego, sin peso ni equilibrio, entre ellos lamentos y lloros de dolor y desespero que nos horrorizaron temblamos de terror. Podíamos ver los diablos por sus horribles y nauseabundas figuras de destrucción y de animales desconocidos, pero transparentes como de negro carbón en fuego." Asustados, pálidamente muertos, los pequeños levantaron los ojos hacia Nuestra Señora por socorro como Lucía gritó. "Oh,… Nuestra Señora!" Nuestra Señora explicó:
" Vosotros habéis visto el Infierno donde las almas de los pobres pecadores van.
Para salvarlos Dios quiere el establecer a través del mundo la devoción a mí Inmaculado Corazón. Si la gente hace lo que yo os digo, muchas almas serán salvadas, y allí habrá paz.
La guerra se terminará.
anuncio echo, meses antes, de la misteriosa finalización de la I Guerra Mundial

Pero si ellos no paran en estar ofendiendo a Dios, otra y peor guerra comenzará anuncio echo, 21 años antes de la II Guerra Mundial en el reinado
de Pío XI.
5 años antes de que fuese elegido el Papa Pío XI Cuando Tú veas una noche iluminada por una desconocida luz, 27 de Enero de 1938, una semana antes de la invasión de Austria por Hitler. conoce que esta es la gran señal que Dios té da, de que El está castigando al mundo por sus crímenes a través de guerra, hambre, persecución de la Iglesia y del Santo Padre.

Para prevenir esto, Yo vendré para pedir la consagración de Rusia a Mí Inmaculado Corazón y la Comunión en reparación en los Primeros Sábados. Si ellos hacen caso a Mí requerimiento, Rusia se convertirá, y allí habrá paz. Si no, Rusia desparramará sus errores por todo el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia, los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas; en el final, Mí Inmaculado.
Corazón deberá triunfar. El Santo Padre consagrará Rusia a Mí, la cual se convertirá, y algún tiempo de paz se otorgará al mundo. En Portugal, el dogma de la fé se mantendrá siempre.No digáis esto a cualquiera. A Francisco, sí, sé lo puedes decir."

Lucía, deseando de todo corazón hacer algo heroico para nuestra Señora , de nuevo le dijo a Ella en un abandono de niñez, ¿ " deseas alguna cosa más de mí " ? " No; hoy no deseo nada más de tí" En este punto algo como un trueno se escuchó, y un arco que se hizo para sostener las lamparas de vigilia, tembló como si hubiese habido un terremoto.
Lucía se levantó, girando alrededor tan rápido que su falda voló. " Allá va, ella grito, apuntando hacia el cielo, " Allá va. Luego un momento después, " Se fue! La pequeña nube grisácea se desvaneció y tan pronto que los niños se recobraron de sus emociones, una ruda, inquisitiva muchedumbre los rodeó, todos diciendo a una, " Lucía, ¿ Que es lo que nuestra Señora dijo para verte tan triste ? " Es un secreto, ella respondió. ¿ Es algo bueno ? " Para algunos, es bueno; para otros, es malo. "¿ Nos lo vas a decir ? ellos presionaron " No, Yo no puedo decirlo, ella contestó con convencida determinación. La gente seguía empujando tanto que casi aplastaban a los niños. El Padre de Jacinta, atemorizado por la seguridad de sus hijos, con los sudores chorreándole por su cara debido a la excitada ocasión, a codazos se abrió camino para acercarse a los niños, recogió en brazos a Jacinta en sus fuertes brazos y , protegiéndola del sol con su gorro, comenzó a dirigirse camino del hogar. Las dos madres, continuaban escondidas detrás de los arbustos, sintiéndose muy cansadas y sin ninguna fuerza. Cuando vieron a la muchedumbre alrededor de sus niñas, la madre de Jacinta clamó, " Oh buena madre, están matando a nuestras niñas ! Cuan relajo sintieron ambas al ver a Jacinta momentos después en los hombros de su padre, Francisco en los brazos de un familiar, y Lucía siendo llevada por un hombre muy alto, tan alto que de echo la madre de Lucía fue distraída de su preocupación y ella comento: " Oh, que hombre tan grande, .

PAGINA INDICE     PROXIMA PAGINA